En el curso de su trabajo, la DCI implica muchos asociados diferentes, incluyendo sus organizaciones participantes, Estados Miembros,  otros órganos de supervisión y coordinación de las Naciones Unidas, así como otros organismos especializados, organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales, que se consideren relevantes para llevar a cabo la evaluación, inspección y proyectos de investigación de la DCI.
 
Como se ha indicado por la Asamblea general de las Naciones Unidas, el impacto de la Dependencia Común de Inspección (DCI) sobre la rentabilidad de las actividades del sistema de las Naciones Unidas es una responsabilidad compartida de los Estados Miembros, la Dependencia y las secretarías de las organizaciones participantes. La aceptación y la aplicación de las recomendaciones de la DCI, podrán ser dirigidas a un máximo de 25 organizaciones diferentes, que a menudo requieren largos esfuerzos de seguimiento y la acción del cuerpo legislativo.
 
La Dependencia Común de Inspección también coordina su labor con otros órganos de supervisión y coordinación del sistema de las Naciones Unidas. La DCI trabaja en contacto con el Secretariado de la Junta de Jefes Ejecutivos para la coordinación del Sistema de Naciones Unidas (JJE); los presidentes del Comité de Alto Nivel sobre Gestión y el Comité de Alto Nivel sobre Programas; la Comisión Consultiva en Asuntos Administrativos y de Presupuesto (CCAAP) y el Comité del Programa y la Coordinación de las Naciones Unidas (CPC).